Tantos favores…

Landtong

Dora me ha hecho tantos favores que tomaría mucho tiempo para contarles todos. Estos son algunos ejemplos de ayudas conseguidas por su intercesión:

Llevaba 40 minutos esperando en el teléfono, sólo disponía de 7 minutos más. Recé a Dora contándole sobre mi escasez de tiempo, y finalmente, me atendieron antes de alcanzar el límite. Desde entonces, acudo a ella cada vez que hago una llamada.

En la organización de un programa de liderazgo, necesitábamos 10 inscripciones, y una semana antes sólo había 4. Recé a Dora, y la noche previa a la fecha de cierre de inscripción, recibimos la décima aplicación.

Estaba buscando pasajes de avión a España, para asistir la beatificación de Don Álvaro con un grupo de amigas. Después de la elección de los billetes, llamé a las asistentes para confirmar el vuelo, pero al terminar de hablar con ellas, los pasajes ya no estaban disponibles. Recé a Dora, y cuando actualicé la página web reaparecieron los billetes disponibles.

Durante una cena para recaudar fondos en un restaurant que habían dejado para la ocasión, no conseguíamos hacer funcionar la freidora. El tiempo apremiaba, porque los  invitados estaban esperando ser servidos. Rezamos a Dora y, de repente un chef apareció junto a la puerta ofreciendo su ayuda.

Hacía tres años que estaba tratando de vender un anillo en una página online, pero no aparecía ningún comprador. Recé a Dora, y recibí cuatro solicitudes en cuestión de pocos días y pude venderlo al precio fijado inicialmente.

 C.C. (Canada)

13/08/2014

Dora del Hoyo (1914-2004). Buscó la santidad a través de su profesión: el trabajo del hogar. Destacó por la perfección con la que realizaba sus tareas, el amor a Dios y su deseo de servir a todos. Con su trabajo, contribuyó a la labor apostólica del Opus Dei en todo el mundo.